volvereconomia senzilla

¿Qué es el blockchain del que todo el mundo habla?

Compártelo en:

facebooktwittergooglepluslinkedinmail

Más allá de las criptomonedas, la tecnología de la cadena de bloques es la innovación que tienes que conocer, porque puede cambiar muchas cosas.

 

En los últimos meses se ha hablado mucho del Bitcoin, de las criptomonedas, y de la tecnología que las hace posibles: el blockchain. En WiZink hemos decidido arrojar un poco de luz sobre este tema, para explicarte de una forma sencilla en qué consiste esta importante innovación, sus ventajas, sus limitaciones actuales, y su potencial para la economía y más allá.

La tecnología detrás de Bitcoin

A esas alturas, seguro que ya habrás escuchado hablar de Bitcoin, la moneda digital que suscita muchos debates entre partidarios y escépticos sobre su futuro. Pero hoy no vamos a debatir si se trata de una revolución o de una nueva burbuja. Te vamos a explicar la tecnología detrás de Bitcoin. Se llama blockchain (cadena de bloques), y es el sistema que permite asegurar la seguridad y la fiabilidad de todas las transacciones, eso de forma descentralizada y confidencial. Y eso puede cambiar muuuchas cosas.

Cómo funciona la cadena de bloques

El blockchain es algo parecido a un libro de cuentas gigante. Cada movimiento se escribe en un registro, llamado bloque, que está enlazado con los demás, y cifrado, para proteger la seguridad y la privacidad.

La cadena de bloques es gestionada por sus usuarios de forma totalmente descentralizada. Para asegurar su funcionamiento, un requisito esencial son los nodos: unos usuarios especiales que se encargan de verificar y validar las transacciones (movimientos) para que se puedan registrar en un bloque. El proceso de validación es simultáneo. Los movimientos son revisados al mismo tiempo por varios usuarios, lo que impide hackeos y duplicidades, y garantiza la consistencia de los datos registrados. ¡Eso sí que es trabajo en equipo!

03

Cada bloque contiene muchos movimientos, y se encadena a un bloque anterior y a uno posterior. Los encargados de “sellar” los bloques y encadenarlos son los usuarios conocidos como mineros, pero no llevan ni casco, ni picos, ni palas. En las criptomonedas como Bitcoin, esos usuarios reciben dinero por su trabajo. Esa estructura en cadena impide que se alteren los datos a posteriori, ya que para hacerlo habría que alterar todos los bloques vinculados, además de contar con la validación de la mayoría de los nodos. Decir que es misión imposible se queda cooorto.

Ventajas e inconvenientes

¿Cuáles son las ventajas de la tecnología de cadena de bloques?

  • Un registro único. El diseño descentralizado del blockchain hace casi imposible alterar los datos. No se puede falsificar la información. Todo el mundo dispone de los mismos datos en todo momento.
  • Un sistema descentralizado. No requiere de un organismo central ni de intermediarios. Los propios usuarios gestionan el sistema.
  • La combinación del sistema de criptografía y de la validación por un gran número de usuarios convierte el blockchain en un sistema muy seguro.
  • Confidencialidad y trazabilidad. En criptomonedas como Bitcoin, las transacciones se pueden rastrear completamente, pero la privacidad de los usuarios se garantiza por un doble sistema de claves: una pública y una privada.
  • Virtualmente indestructiiible. Como cada nodo contiene toda la información del sistema, basta que un solo nodo resista a cualquier evento adverso para poder seguir operando y conservar toda la información.

A pesar de sus ventajas, hoy en día existen algunas limitaciones al uso de esta tecnología, que se tienen aún que resolver para su aplicación eficiente a gran escala. Son problemas técnicos como el alto consumo de energía, el problema de almacenamiento de la información y el reto de asegurar una velocidad suficiente para las transacciones. Además, la confidencialidad de la información puede suponer problemas éticos o legales.

blockchain

Aplicaciones del blockchain fuera de las monedas digitales

Aunque hasta ahora su principal aplicación ha sido las criptomonedas, la tecnología de cadena de bloques se puede usar para un sinfín de aplicaciones, vamos a citar tres:

  • El internet de las cosas. ¿Te imaginas que tu nevera pida automáticamente la leche cuando nota que ya no queda mucha? Este proceso se podría realizar de forma segura y confidencial gracias al blockchain.
  • Los contratos. Esa dualidad entre información privada y pública permite imaginar usar herramientas digitales para sustituir los contratos escritos que tenemos hoy en día.
  • Los registros públicos. En algunos países, ya tienen proyectos en marcha para usar la cadena de bloques para gestionar el registro de la propiedad. Potencialmente, muchas bases de datos se podrían gestionar de la misma forma.

¿Te interesa esta temática? ¡Pon nuestro blog en tus favoritos! Tenemos mucho que contarte.

Y tú, ¿eres WiZinker?

¿Eres Wizinker?

Muy pronto podrás compartir con otros usuarios tus experiencias, trucos y situaciones divertidas sobre ahorro y compra

Síguenos y participa en:

Facebook Twitter Linkedin YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *