volvereconomia senzilla

Consejos para crear una contraseña fuerte y segura

Compártelo en:

facebooktwittergooglepluslinkedinmail

Convierte tus cuentas en fortalezas digitales con estos consejos senZillos para conseguir unas claves seguras y difíciles de hackear.

Nos imaginamos que a esas alturas ya habrás escuchado muchas veces lo importante que es tener una clave fuerte y segura. Con la digitalización de nuestras vidas, las contraseñas han sustituido las llaves para mantener a salvo nuestra privacidad y nuestros activos. Queremos resumirte de manera senZilla los principales consejos para tener una contraseña a prueba de indeseados.

¿Qué formato debe tener una buena C0ntr@seña?

El requisito mínimo para una clave fuerte es que tenga al menos 8 caracteres (cuantos más, mejor) y mezcle números, símbolos y letras, usando tanto mayúsculas como minúsculas. Con eso, lo pones muy complicado a cualquiera que intente entrar en tu cuenta.

Cuando piensas en personas que puedan querer averiguar tu contraseña sueles imaginar a desconocidos, pero una buena clave también tiene que ser indescifrable para quienes te conocen bien. Por eso, nunca pongas referencias como nombres de familiares, fechas de nacimiento, tu serie favorita o cualquier otro dato fácilmente identificable.

De hecho, lo mejor es no usar palabras que tengan un sentido, sino mejor inventarte alguna combinación, usando las primeras letras de una frase, por ejemplo. Si te gustan los refranes, puedes usar una frase como “más vale pájaro en mano que ciento volando”, y sacar la combinación de letras mvpemqcv. Le pones una mayúscula, un número y un símbolo especial, y ya lo tienes: 6mVpemqcv%. Será complicado que alguien lo adivine, y para ti será fácil recordarla.

No dejes la llave bajo el felpudo

¿De qué sirve tener una puerta blindada si dejas la llave bajo el felpudo? Lo mismo ocurre con las contraseñas. Si tienes miedo a olvidarla, por favor no la dejes en un papelito al lado de tu ordenador, ni en tu cartera, ni en ningún sitio obvio.

Tampoco cedas a la tentación de guardar la clave en la memoria del navegador. Es muy práctico, sí. Pero también significa que cualquier persona que acceda a tu dispositivo podrá entrar. Da que pensar, ¿verdad?

Cambia tus claves regularmente

Lo ideal es hacer el cambio una vez al año. De esa forma, si por cualquier motivo alguien hubiese tenido acceso a tu contraseña, ya no le serviría. Muchos servicios te obligan a hacerlo de todos modos.

Reciclar claves no protege el medio ambiente

Te entendemos. Una vez que has hecho el esfuerzo de crear una clave buena y memorizarla, cuesta un poquiiito ponerse a aprender otra. La verdad es que son muchos los servicios que usan contraseñas, lo que multiplica el número de claves que tienes que memorizar. Pero si pones la misma en todos lados, pones todas tus cuentas en peligro si una de ellas es hackeada.

Adapta tu seguridad a la información que quieres proteger

Por suerte, no todas las contraseñas protegen cuentas iguales de importantes. La cerradura del trastero no es tan segura como la puerta blindada de tu casa. Y lo mismo pasa con tus accesos online.

  • En un primer nivel de seguridad están todos los servicios que tienen datos muy sensibles, en especial los bancos online y la administración electrónica. Para esos servicios tienes que tener contraseñas muy seguras y únicas, y nunca guardarlas en la memoria del navegador.
  • Prácticamente al mismo nivel están los correos electrónicos, ya que muchos servicios te permiten recuperar la contraseña mandando un email. También las redes sociales, que se suelen usar para acceder a numerosas páginas.
  • Un poco menos críticos, aunque importantes, son los datos de tiendas online, de servicios por suscripción o el acceso cliente a empresas de suministros (luz, teléfono, agua), porque a menudo tienen informaciones como tu número de tarjeta o tu cuenta bancaria.
  • Después hay muchos servicios gratuitos o que no conservan datos sensibles y sin embargo piden contraseña. El riesgo para este tipo de cuenta es menor y no hace falta que te estrujes los sesos para tener contraseñas inviolables.

¿Cuánto hace que no cambias tus claves más importantes? ¿Sabes qué? Te aconsejamos que lo hagas ahora mismo, justo después de terminar esta lectura.

Y tú, ¿eres WiZinker?

¿Eres Wizinker?

Muy pronto podrás compartir con otros usuarios tus experiencias, trucos y situaciones divertidas sobre ahorro y compra

Síguenos y participa en:

Facebook Twitter Linkedin YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *